La vida en la granja

 
Este cuento ha sido realizado por los niños de 3º EP. Tiene mucho mérito porque un niño comenzó la historia y los demás, uno a uno, han ido continuándola.
 

Había una vez un señor que se llamaba Juan y tenía una mujer que se llamaba Celia.
Tenían una niña y un niño. El chico se llamaba Rodrigo y tenia 8 años. La chica se llamaba María y tenía 10 años.
Toda la familia vivía en una enorme granja.
En la granja había muchos animales: tres , cuatro cerdos, ocho gallinas, once , nueve patos y dos colmenas llenas de abejas. Los niños todos los días esperaban a que las abejas hicieran miel para comérsela porque les encantaba.

 
Una mañana los padres de María y Rodrigo vieron que se habían ido muchas abejas y cinco vacas. Los niños se fueron a buscarles al bosque sin pedir permiso a sus padres, menos mal que su perro les acompañaba porque se les hizo de noche y si no fuera por el perro no hubiesen sabido volver. Cuando llegaron a casa su padre había encontrado a las vacas y, las abejas estaban de nuevo en la colmena.

Al día siguiente, al despertar, María y Rodrigo se encontraron con una desagradable sorpresa: los animales habían vuelto a desaparecer. Corrieron a la habitación de sus padres a contarles la noticia:
— ¡Papá! ¡Mamá! Esto es un misterio.
María, Rodrigo y sus padres desayunaron y se vistieron muy rápido. Seguidamente salieron de la casa camino del bosque.
— ¡Estoy preocupado!- exclamó Rodrigo.
— ¡Es muy raro!- dijo María.
Los pajarillos piaban sin cesar
— ¡Parece que quieren decirnos algo!- señaló el padre.
— ¿Qué ruido es ese?. Parece un tintineo- dijo Rodrigo.
María se echó para atrás y de repente sintió una piel muy suave ¡Es mi vaca Lucerna!
— ¡Mamá, papá, Rodrigo! ¡venid ,vamos a seguirla!


Tras caminar unos minutos toda la familia quedó asombrada al descubrir un hermoso prado donde se encontraban sus animales perdidos
— Un momento- dijo María -Vamos a observar qué pasa.

— Mira qué prado más bonito- dijo Rodrigo.
Empezaron a ver mariposas que volaban, pájaros que con sus cánticos hacían bailar a los animales.
La familia se alegró de ver a sus animales tan felices.¿Qué estaba ocurriendo en el prado?
Y de repente… aparece un pony cerca del arroyo que se acerca al grupo de animales.
— ¡Mirad, un pony! ¿nos le podemos quedar?- pregunta Rodrigo.
Mientras que los animales se alegran de ver al pony, los padres lo pensaron y dijeron:
— Os lo podéis quedar con la condición de que lo cuidéis vosotros mismos.
Los niños de pusieron muy contentos y se lo llevaron a su casa. Decidieron hacerle la cama en el patio que era muy grande. De repente… se quedaron pensativos ¿ y cómo le llamaremos?
Comenzaron a decir varios nombres, Polea, Turbo, Kadin, Bambi y Tamagochi. Le empezaron a observar y como tenía un blanco intenso decidieron llamarle "Copito de nieve". Y los dos se alegraron de la decisión.
 
Al volver del colegio Rodrigo y María ayudaban a sus padres a coger huevos y a poner la comida y el agua para los animales. Cuando llegaron a las conejeras había ocho conejitos pequeños.
— ¡Papá corre que han nacido ocho conejitos!- decían los niños.
Eran blancos como la nieve, excepto uno que era negro como el carbón.
 
Siguiendo con su tarea llegaron al redil donde estaban las ovejas con sus corderitos, a uno le alimentaban con biberón. Y, precisamente éste había desaparecido.
Los niños asustados fueron a dar la noticia a sus padres.
Los papás al ver a sus hijos tan asustados les dijeron:
— No os preocupéis- luego iremos a buscarle.
Al atardecer salieron en busca de él. Según pasaban las horas vieron que era inútil, entonces decidieron regresar a casa. El pequeño se extravió y gritó:
— ¡Papá, un lobo!
De repente de una cueva salió una manada de lobos y les rodearon y mordieron un brazo a Juan. Rodrigo, María y Celia, cogieron a Juan y fueron a casa y los lobos les perseguían. Pero, Celia cerró la puerta y entonces…

 
La manada de lobos seguían aullando, querían romper la puerta. Cuando se tranquilizaron volvieron a su cueva.
Celia, la madre, curó a Juan, el cual le dio las gracias por haberle curado.
Más tarde los cuatro, Celia, Juan, Rodrigo y María montaron a caballo y se fueron a buscar a los lobos para cazarlos para que no volvieran a la granja a comerse a los corderos y a las gallinas.
Anduvieron mucho en el monte y no pudieron encontrar a los lobos y se volvieron a la granja sin nada.
Y Rodrigo se fue a la cama y soñó que estaba en la selva y se encontraba con un león y gritó todo asustado. Su hermano le despertó y le dijo:
— No tengas miedo, todo ha sido un sueño. Tómate este vaso de leche de nuestra vaca y se te pasará.
 
María y Rodrigo regresaron juntos a la casa con el pequeño corderito que había desaparecido. Sus padres al verlos volver se pusieron tan contentos que decidieron celebrarlo todos juntos con una gran fiesta en la granja.
Al día siguiente, Celia preparó la comida, mientras el resto de la familia adornaba la granja y limpiaba a los animales para la ocasión, ya que cada uno de ellos tendría su comida preferida y… algún que otro regalo.
Todos estaban entusiasmados con la fiesta, pues hacía mucho tiempo que no se reunían la familia y amigos.


A las siete empezaron a llegar todos los invitados, entre ellos dos buenos amigos de María y Rodrigo, se llamaban Marta y Pablo y traían un regalo para el corderito, se trataba de un collar de cascabeles para que el corderito no se volviera a perder. Se lo pusieron y el corderito saltó de alegría, paseaban por el campo y de repente desapareció y se dieron un gran susto ¡Se había escondido! Lo encontraron, se pusieron a bailar, a cantar y a jugar, sus padres le dieron una sorpresa al llegar a casa.
— ¡Muchas gracias, papá y mamá! - Es una sorpresa muy agradable
— Papá ¡mira que le han regalado al corderito, un cascabel!
A los padres les gustó mucho el cascabel y como habían visto un anuncio del circo decidieron ir los cuatro niños y el corderito.
Los niños, se pusieron muy contentos con la noticia. Se montaron en el coche y se fueron al circo. El padre fue a comprar las entradas y se pusieron en la cola que era muy larga.

 
Allí, vieron elefantes, leones, serpientes, trapecistas,...lo que más les gustó fueron los payasos que hacían tonterías con el agua, lo que no les gustó fueron los dromedarios. Cuando acabaron las actuaciones fueron a ver a los animales. Estaban impresionados por la gran diferencia con los animales de la granja y los de la selva. En el coche fueron contando cosas que habían visto en el circo, al llegar a casa cenaron y se acostaron.
Al día siguiente se fueron al colegio y al volver se encontraron con un nuevo animal, era una tortuga y se pusieron muy contentos.

3º EP
 

Volver a Taller de cuentos