Adivinanzas de plantas

 

 

Mi nombre es de peregrino,

tengo virtud notable,

me encuentras en los caminos

con un olor agradable.

Con mi cara encarnada,

con mi ojo negro

y mi vestido verde,

el campo alegro.

 

Nace verde

se torna amarillo

y se utiliza

para nuestro beneficio.

Tengo sombra de sombrilla

y me buscan por sabrosa,

pero atención, ten cuidado

que puedo ser venenosa.

Vive en pie constantemente,

con los brazos hacia fuera,

se desnuda en el otoño

y se viste en primavera.

 

Su cabeza es amarilla,

siguiendo al Sol, gira y gira,

muchos comen sus pepitas

y dicen que son muy ricas.

Mis flores son las primeras

en todas las primaveras.

Mi semilla está escondida

en estuches de madera.

 

De mi tronco herido

sacan la resina.

En las piñas guardo

todas mis semillas.

En primavera te deleito,

en verano te refresco,

en otoño te alimento,

en invierno te caliento.

Soy oro en el campo

meciéndome el viento,

me recogen los hombres

para hacer su alimento.

 

Sin la tierra yo no vivo.

Sin el aire yo me muero.

Tengo yemas sin ser huevo.

Tengo copa y no sombrero.

A las montañas subí,

a los pastores llamé

que me traigan una planta

con cien costillas y un pie.

En verdes campos nací

atada de verdes lazos

y aquel que llora por mí

es el que me hace pedazos.

 

En la tierra te sembraron,

las aves te desearon,

cuando estuviste dorado

los hombres te segaron.

Cuando hace frío

y el viento sopla,

se le cae la ropa.

¿Quién es?

 

Pequeña y redondita,

me llevan a enterrar;

después daré los frutos

a cientos o algo más.

Aunque planta verde y débil,

nadie sin temor se arrima,

que es mi roce como el fuego,

que al punto el cuerpo lastima.

Es hierba titiritera

que se sube a la pared,

adorna bien las ventanas

¿Sabes decirme cuál es?

 

Volver a adivinanzas