Refranes
   


A barriga llena, corazón contento
A bien obrar, bien pagar.
A buen amigo, buen abrigo.
A buen entendedor, pocas palabras.
A buen hambre, no hay pan malo.
A buen sueño, no hay mala cama.
A buenos ocios, malos negocios.
A caballo regalado no se le mira el diente.
A cada pajarillo le gusta su nidillo.
Acostarse temprano y levantarse temprano hacen al hombre saludable, rico y sabio.
A Dios rogando y con el mazo dando.
A falta de faisán, buenos son rábanos con pan.
A grandes penas, pañuelos gigantes.
A la pereza sigue la pobreza.
A la tercera va la vencida.
A lo hecho, pecho.
A mal tiempo, buena cara
A palabras necias, oidos sordos.
A perro flaco todo son pulgas.
A quien madruga, Dios le ayuda.
Adonde el corazón se inclina, el pie camina.
Afortunado en el juego, desgraciado en amores.
Agua detenida es mala para la bebida.
Agua pasada no mueve molino.
Antes de acabar, nadie se debe alabar.
Ande yo caliente y ríase la gente.
Ave que vuela, a la cazuela.


 

Bendita sea el agua, por sana y por barata.
Bicho malo, nunca muere.
Bien ama quien nunca olvida.
Bien guisa la moza, pero mejor la bolsa.
Bien vestido, bien recibido.
Buen alimento, mejor pensamiento.
Buen porte y buenos modales, abren puertas principales.
Buena cara, dice buena alma.
Buena es la nieve que en su tiempo viene.
Buenas acciones valen más que buenas razones.
Buenas costumbres y dinero, hacen de los hijos caballeros.
Buenas razones cautivan los corazones.


 

 

Cabeza grande y gran cabeza, son dos cosas muy diversas.
Cada cabeza es un mundo.
Cada cual hable de aquello que sabe y de lo demás se calle.
Cada día un grano pon y harás un montón.
Cada maestrillo tiene su librillo.
Cada oveja con su pareja.
Cada uno sabe donde le aprieta el zapato.
Cada persona es dueña de su silencio y esclavo de su palabra.
Caldo de gallina, a los muertos resucita.
Cantando y cantando, las penas se van aliviando.
Casa sin moradores es nido de ratones.
Cien refranes, cien verdades.
Cojo con miedo, corre ligero.
Comida que mucho hierve, sabor pierde.
Con bondad se adquiere autoridad.
Con el ingrato, no tengas trato.
Con la tripa vacía, no hay alegría.
Con salud y dinero, hago cuanto quiero.


 

Dame dinero y no consejos.
Dame consejos sanos y dinero para ejecutarlos.
De la discusión surge la luz.
De la vista nace el amor.
De los cuarenta para arriba, no te mojes la barriga.
De músico, poeta y loco todos tenemos un poco.
De noche todos los gatos son pardos.
De pico, todos somos ricos.
De tal árbol tal astilla.
Del buen vecino sale el buen amigo.
Déjate de tanto refrán, y empieza a buscar el pan.
Desayunar como rey, almorzar como príncipe y cenar como mendigo.
Después de la tormenta viene la calma.
Diciembre tiritando, buen enero y mejor año.
Donde comen tres, comerán cuatro, añadiendo más en el plato.
Donde entra el aire y el sol, no entra el doctor.
Donde hay hambre no hay pan duro.
Donde humo sale, fuego hay.
Donde manda capitán, no gobierna marinero.
Duro de cocer, duro de comer.


 

 

El amor es ciego.
El amor mueve montañas.
El amor vence todo.
El avariento nunca está contento.
El buen libro, de las penas es alivio.
El bueno, lo malo calla; el malo, todo lo habla.
El dinero no compra la felicidad.
El dinero no es santo, pero hace milagros.
El empezar es el comienzo del acabar.
El espejo y la amistad siempre dicen la verdad.
El gallo bueno, canta igual en su corral que en el ajeno.
El hambre agudiza el ingenio.
El gato y el ratón nunca son de la misma opinión.
El pez grande se come al chico.
El que a mi casa no viene, de la suya me echa.
El que avisa no es traidor.
El que busca , encuentra.
El que da, recibe.
El que de amigos carece es porque no los merece.
El que de joven no trabaja, de viejo duerme en paja.
El que entre miel anda, algo se le pega.
El que guarda, siempre tiene.
El que la sigue la consigue.
El que mucho abarca, poco acaba.
El que mucho duerme, poco vive.
El que nada, no se ahoga.
El que no llora, no mama.
En boca cerrada no entran moscas.


 

Fácil es recetar, pero difícil curar.
Favor con favor se paga.
Fea con gracia, mejor que guapa.
Febrerillo, mes loquillo.
Fiesta sin comida, no es fiesta cumplida.
Fiesta sin guitarra ni es fiesta ni es nada.
Fruta nueva, si no está madura, no es buena.


 

Gallina que canta, de poner viene.
Gallo que no canta algo tiene en la garganta.
Gato con guantes no caza.
Gato enfadado, araña hasta con el rabo.
Gato gordo, honra su casa.
Gato maullador, nunca buen cazador.
Gran tormenta mucho espanta, pero pronto pasa.
Grano a grano la gallina llena el buche.
Guarda y ten, y te vendrán a ver.
Guárdate del amigo que alterna con tus enemigos.


 

Hablando, hablando, la ocasión se va pasando.
Haciendo y deshaciendo se va aprendiendo.
Haz bien y no mires a quien.
Hierba mala nunca muere.
Hijo de gato caza ratón.
Hombre anciano, juicio sano.
Hombre de buen trato a todos es grato.
Hombre prevenido vale por dos.
Hombre refranero, medido y certero.
Honra y dinero se ganan despacio y se pierden ligero.
Humano es el errar y divino el perdonar.


 

Ignorante y burro, todo es uno.
Imaginación suelta, en un momento corre mil leguas.
Invierno frío, verano caluroso.
Ir a por lana y salir trasquilado.
Ir contra la corriente, casi nunca es conveniente.
Ir de bien a mejor, no hay cosa mejor.


 

Jóvenes y viejos, todos necesitamos consejos.
Juez que dudando condena, merece pena.
Jugar y nunca perder no puede ser.
Jugar y pasear, cuando no hay que trabajar.
Jugar y perder, bien puede suceder.

 
 

La alegría rejuvenece, la tristeza envejece.
La avaricia rompe el saco.
La buena lectura, distrae, enseña y cura.
La gente agradecida es gente bien nacida.
La vida es corta, y pasarla bien es lo que importa.
Las apariencias engañan.
Las cosas de palacio van despacio.
Las malas noticias siempre tienen alas.
Las palabras se las lleva el viento.
La música calma a las fieras.
La noche para pensar, el día para obrar. 
La prisa es enemiga de la perfección.
La esperanza mantiene.
La experiencia es la madre de la ciencia.
Lo bien aprendido, nunca es perdido.
Lo bien hecho, bien parece.
Lo cortés no quita lo valiente.
Lo que bien empieza, bien acaba.
Los refranes no engañan a nadie.


 

Madruga y verás, trabaja y tendrás.
Mala hierba, nunca muere.
Malo un rico empobrecido, peor un pobre enriquecido.
Mano lavada, salud bien guardada.
Manos blancas no ofenden.
Manos que trabajan, no son manos, sino alhajas.
Mañana de niebla, tarde paseo.
Más rápido se coge al mentiroso que al cojo.
Más vale malo conocido que bueno por conocer.
Más vale pájaro en mano que ciento volando.
Más vale perder un minuto en la vida, que la vida en un minuto.
Más vale prevenir que curar.
Más vale un remiendo feo que un agujero hermoso.
Más vale estar solo que mal acompañado.
Más vale tarde que nunca.
Más vale tener que dar, que tener que mendigar.
Mejor maestra es la pobreza que la riqueza.
Mientras hay vida, hay esperanza.
Modestia exagerada, modestia falsa.
Mucho ayuda quien no estorba.


 

Nadie sabe lo que tiene, hasta que lo ha perdido.
Nadie tira piedras a su tejado.
Ni son todos los que están, ni están todos los que son.
No bebas agua que no veas, ni firmes carta que no leas.
No da quien tiene, sino quien quiere.
No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy.
No es oro todo lo que reluce
No hay viejo sin dolor.
No hay peor sordo que el que no quiere oír.
No por mucho madrugar, amanece más temprano.
No llega antes el que más corre si no el que menos tropieza.
No te metas donde salir no puedas.
No hay sábado sin sol, ni niña sin amor, ni vieja sin dolor.
No hay rosa sin espinas.
No hay refrán que no sea verdadero.
Nunca digas de este agua no beberé.
Nunca es tarde si la dicha es buena.
Nunca llueve a gusto de todos.
Nunca le hagas a nadie, lo que no te gusta que te hagan a tí.
Nunca para el bien es tarde.
Nunca se acuesta uno sin saber unas cosa nueva.


 

Obra bien terminada a su autor alaba.
Obra de chapucero cuesta poco, pero vale menos.
Obras son amores, que no buenas razones.
Obras vea yo, palabras, no.
Ocasión perdida, no vuelve más en la vida.
Oir campanas y no saber donde.
Oír, ver y callar, para con nadie tropezar.
Ojos que no ven, corazón que no siente.
Orden y medida, pasarás bien la vida.
Oveja que bala, bocado perdido.


 

Para saber mandar se precisa saber obedecer.
Para ser tonto, los libros son estorbo.
Paso a paso se va lejos.
Persona que es curiosa tiene un refrán para cada cosa.
Perro ladrador, poco mordedor.
Piensa el ladrón que todos son de su misma condición.
Poco puede dar el que nada tiene.
Por el hilo se saca el ovillo.
Por el humo se sabe donde está el fuego.
Por la boca muere el pez.
Por la hebra y el hilo se saca el ovillo.
Por probar, nada se pierde.
Primero es la obligación que la devoción.
Primero son los presentes que los ausentes.


 

Que tu mano derecha no sepa lo que hace la izquierda.
Querer es poder.
Quien a buen árbol se arrima, buena sombra lo cobija.
Quien a dos amos sirve, siempre termina mal.
Quien algo quiere ser, algo ha de comprender.
Quien adelante no mira, atrás se queda.
Quien a su tiempo descansa, rinde el doble y no se cansa.
Quien bien te quiere, te hará llorar.
Quien da primero, da dos veces.
Quien espera, desespera.
Quien la sigue, la consigue.
Quien mal anda, mal acaba.
Quien mucho duerme, poco aprende.
Quien no se levanta temprano, nunca hace el trabajo diario.
Quien parte y reparte, se lleva la mejor parte.
Quien se levanta tarde, ni va a misa ni come carne.
Quien siembra vientos, recoge tempestades.
Quien te quiere, no te hiere.
Quien tiene boca, se equivoca.
Quien todo lo quiere, todo lo pierde.
Quien tuvo, retuvo.


  Recibir mal por bien todos los días se ve.
Rectificar es de sabios.
Refrán de los abuelos, breve evangelio.
Refrán viejo nunca muere.
Refranes y consejos todos son buenos.
Refranes y sustos, hay para todos los gustos.
Reza, pero no dejes de remar.
Riachuelos pequeños forman un gran río.

 

Saber refranes poco cuesta y mucho vale.
Saberlo ganar y saberlo gastar, eso es disfrutar.
Siembra buenas obras y cogerás frutos de sobra.
Siembra perejil en mayo y tendrás para todo el año.
Sembrar poco y mucho recoger, no puede ser.
Si te he visto no me acuerdo.
Si tomas un mal camino, no esperes un buen destino.
Si una puerta se cierra, otra se abre.
Si vives alegre, rico eres.
Sobre gustos no hay nada escrito.
Sol de invierno, calienta poco.
Solo los necios y tontos tiran piedras a su tejado.
Solo se cumplen los sueños de quien los tiene.


 

Tanto va el cántaro a la fuente, que al fin se rompe.
Tenemos dos ojos para ver mucho y una boca para hablar poco.
Tener miedo es de prudente; saberlo vencer es de valientes.
Tiempos pasados fueron mejores.
Todo es del color del cristal con que se mira.
Todo laberinto tiene su salida.
Todo se pega, menos la hermosura.
Todos los caminos conducen a Roma.
Todos los días son días de aprender y, de enseñar también.
Trabaja y no comerás paja.


 

Un buen consejo, no tiene precio.
Un buen gallo en cualquier gallinero canta.
Un buen libro es un tesoro: cada hoja, un pan de oro.
Un grano no hace granero, pero ayuda al compañero.
Un hombre con buen talento, vale por ciento.
Un sabio y un tonto saben más que un sabio solo.
Una aguja en un pajar, es difícil de encontrar.
Una buena capa todo lo tapa.
Una imprudente palabra, nuestra ruina a veces labra.
Una lágrima puede decir más que un llanto.
Una manzana cada día de médico te ahorraría.
Uno por otro, la casa sin barrer.
Unos tener tanto y otros tan poco, propio es de este mundo tan loco.
Unos tanto y otros tan poco.


 

Vale más lo malo conocido que lo bueno por conocer.
Vale más "un he hecho", que muchos "voy a hacer".
Vale más una imagen que mil palabras.
Ven más cuatro ojos que dos.
Ver los toros desde la barrera, eso lo hace cualquiera.
Vete con tu música a otra parte.
Ver y no tocar, se llama respetar.
Vieja gallina hace un caldo cosa fina.
Virtud da vida, el vicio la quita.


  Ya acaecido el hecho, llega tarde el consejo.
Yo dueña y vos doncella ¿quién barrerá la casa?
Ya hecho el daño, todos lo hubiésemos evitado.
Ya que me das el consejo, dame también el remedio.

  Zapato roto o sano más vale en el pie que en la mano.
Zorro dormilón no caza gallinas.
Zorro viejo huele la trampa.
Zumo de limón, zumo de bendición.

Página  inicial